Caio forma parte de mi vida, después de todo, son 36 años de dedicación a esa empresa que colaboró para que yo pudiera alcanzar muchos sueños.
Hoy tengo mi familia y conseguí dar una buena educación a mis 2 hijos, que están formados en ingeniería. Uno de ellos también trabaja en Caio, y ese es uno de los motivos por los que busco ser ejemplo de responsabilidad y dedicación, para que las futuras generaciones tengan el mismo cariño y respeto por la Caio y su historia.

Joaz Querubim