En 1981, contratado para trabajar en Caio São Paulo como dibujante en la Ingeniería, comenzaba mi trayectoria profesional con un empleo bien estructurado y prometedor, donde creí en la empresa y me puse la camiseta de la empresa. Luego, más logros surgieron como mi graduación en la facultad, mi boda y el nacimiento de mi hijo. Ahora en 1993, recebí la invitación y se trasladé a Caio Botucatu y más algunos logros vieron, incluso mi posgrado. Esta historia solo pretende hacer que las personas crean en sí y tengan la certidumbre de que pueden contar con Caio, una empresa fuerte y mejor valorada.

Mário Paiusco Neto
Sector – Ingeniería