Trabajo desde hace 28 años en Caio, entonces tengo muchas historias para contar, pero mucho más a agradecer. Trabajo desde hace 28 años en Caio, entonces tengo muchas historias para contar, pero mucho más qué agradecer. Soy feliz, pues aquí desarrollé mis habilidades y realicé sueños.
Una gran alegría fue ver a mis hijos viviendo el cotidiano de Caio, a través del PHE Ciudadano Juvenil y trabajando efectivamente en la empresa. El cariño y el respeto que tengo por Caio, son sentimientos que llevaré siempre conmigo.

Almerindo Ferreira Carvalho